jueves, septiembre 09, 2004

Re-usemos, que no es que rehusemos (este ya si que es de hoy)

Ermana - Ui, cuanta alegría junta en tu cuerpo, no?
Out- Que te hace llegar a esa conclusión?
Ermana - Si, mujer, estas escuchando Cal.
Out - Y? Cal es triste.
Ermana - Si... Mmmhhhhññññ... Pero... es triste-bonita, no triste-cortarse-las-venas.
Out -Pero sigue siendo triste.
Ermana - Yo la encuentro bonita.
Out - Yo no he dicho que no sea bonita, solo que es triste.
Ermana - Bueno, me voy.
Out - Adiós.

La Ermana y yo estamos condenadas a no entendernos. Sólo me consuela pensar que es algo normal entre ermanas y hermanas y que el día que cada una viva por su cuenta igual nos echaremos de menos y podremos saborear los (cortos) ratos que compartamos. El problema es que ahora tal vez no pueda dedicarme a hablar mal de ella, porque el otro día me pidió la dire de mi blog. No se la apunté, se la dije de viva voz (dudo que se acuerde) y no me la ha pedido más, de manera que igual no lo lee, pero cabe la posibilidad de que otro día la pida y no estoy tranquila del todo. Yo creo que era uno de sus momentos de peloteo caritativo (cuando quiere demostrarse a si misma lo buena hermana que es rebajándose a la hipocresía), porque tiempo atrás, cuando Craby abrió el suyo (actualmente difunto, estoy a la espera que se abra uno aquí para publicitarlo), pues toda la familia estaba enterada del tema, y la Ermana, que esperaba ansiosamente como todos las nuevas entradas de la pequeña Craby, me dijo que el mío no se lo leía, porque era demasiado repelente, que no le gustaba el tonillo y que no era yo misma porque decía las cosas pensando en que lo leerían esa panda de amigos pajeros que tengo. Tal vez acertaba bastante, pero en su momento el pequeño corazoncito de papel maché que tengo en mi voluminoso tórax se abolló un poco y sumé un punto más en su enorme lista de contras (también hay una de pros, faltaría más, pero esa la guardo para contenerme el día que esté realmente a punto de matarla). Hay cosas que no te las tiene que decir una hermana, aunque sea Ermana. Además de que ella no es precisamente la más indicada para criticar tonillos, con los cuentos que hace y me obliga a leer, escritos por y para postmodernos, repletos de citas a escritores tchecos, grupos indiecursimechanictrash o poetisas suicidas. Con protagonistas siempre con profesiones liberales, unas casas superbien decoradas, ningún problema económico o de salud pero deprimidos por cosas existencialmente ultratrascendentales... Errr, mejor lo dejo, o si no terminaré recreándome en la historia del vestido ese que se compró pensando que era una blusa hippie y en realidad era un vestidito para una niña de diez años.

El otro día fui al Natura con NK. Me encanta esa tienda, porque el 99% de cosas que venden son mariconadas kumbis inservibles, y precisamente por eso, el día que tienes un poco de pasta y debes hacer un regalo standard inútil a alguien de quien conoces poco los gustos, hay enormes posibilidades de acertar. Y si no siempre encuentras algo para ti. De hecho lo que compré era una rana sujeta-libros para mi colección, porque lo que buscaba de verdad, que era un regalo para el novio de mi amiga, no lo encontré. En el cartelito que había al lado de las ranas, decía que eran sujeta-puertas, y yo dije que mi puerta ni la sujetaba esa rana ni le hacía falta que la sujetasen, así que no le podría dar uso. Él me dijo que lo podía usar como sujeta libros, que para eso si que me iría bien, y es verdad. Cuánto sabe el jodío. Después se fue al metro para ir a buscar a su novia y yo fui a buscar mi bici que la tenía amarrada por ahí, y me largué sin mirar atrás a toda pastilla con el viento revolviendo mi pelo cual amazona urbana.

Lo que me llamó la atención, de todos modos, no era la rana ni la utilidad que le diera ni mis paranoias mentales de cuando voy en bici a toda leche, si no la bolsa que me dieron para llevarla.



¡Que nos pongamos una bolsa en la cabeza cuando el mundo no nos guste!

Digamos que me parece algo incoherente con el estilo de la tienda. Para empezar, con la tarifa de precios que presenta, va evidentemente dirigida a un publico de clase media-alta, la mayoría unos casipijillos de narices, que en general les parece que el mundo es estupendo, o si no, se pasan las crisis a golpes de master card precisamente en tiendas como esta. Si no, otros posibles compradores son estos posthippies alternativos, revolucionarios pero conformistas y comodones que prefieren dedicarse a decorar su ático del Eixample con los elementos étnico rústicos que ofrece Natura, en lugar de ir por ahí manifestándose, así que a estos tampoco les va a importar mucho el mundo porque tienen el suyo propio. Quedan los estudiantes kumbas de los malabares, que esos siempre andan quejándose del mundo, pero en realidad les encanta que esté todo tan occidentalizado porque así sus papis les siguen manteniendo y pasando pasta para que se la gasten en babuchas con lentejuelas como las que venden en Natura. Así que no, lo de esta bolsa no tiene perdón, va en contra de sus planes de marketing y además de todo, tendrían que pensar que nadie quiere ni siquiera que le insinuen que el mundo puede no gustarte, porque no mola que no te guste el mundo. De todos modos, yo lo he probado, por si acaso, no fuese a ser un portal místico, una entrada a un mundo mejor en el que retirarme unos días a pasar unas vacaciones, pero no, no ha funcionado.

9 comentarios:

Satanasito dijo...

Yo tengo una recua de ermanos/as y créame que la distancia no bucoliza los odios y rencores. Eso que gano. Y piense que la bolsa no es más que publicidad, un toque de pimienta para trendyfrikis treintañeros que aún recuerdan cuando ejercían de asociales en sus pandillas de barrio, que exclamarán al ver la bolsa: "ahi va, que buen rollo, si parece que me conocen..."

Anónimo dijo...

Impresionante su historia. No pare de postear, señorita.

Tones

Anónimo dijo...

Buenísima su foto con la bolsa en la cabeza, Out. La pose y la melena recuerdan a Neil de "Els Joves".
Mola su blog, proclamo.

Ornitorrinco

Delco Diesel dijo...

Y encima quitaron el oso enorme que flanqueaba la puerta. Quin mal karma,tius...

Casi y Mandy

Anónimo dijo...

Joer por lo que veo son las dos bastante grimosas XD

Malkmus

Anónimo dijo...

Pareces Buckethead, sólo te falta la guitarra.
Por Madrid, en la plaza mayor, circula un homeless con jubón medieval y un cubo de madera en la cabeza. Y el tío parece feliz.

www.aureal.blogia.com

Anónimo dijo...

Pues que duro tener una ermana del gremio de "no necesito saber lo que sabes porque yo lo sé mejor y en V.O.S" Ánimo! Lo superarás, o por lo menos la estas superando a ella.

Anónima Homónima

absence dijo...

Como he dicho en irc
esa foto es de plícula de miedo oriental
Out es ¡la Sadako del Vallés!

Anónimo dijo...

A mi, con esa bolsa en la cabeza, me recuerda más al "cosinet Pel" de la Familia Addams. Sólo se ve pelo. Y da el mismo mal rollo.

Zeros Metallium