miércoles, febrero 08, 2006

El apasionante mundo de la economía farmacéutica

Llevo unos días enfadada con el mundo sanitario occidental. No es que sea una tendencia novedosa, pero si que es algo preocupante teniendo en cuenta que yo siempre he pensado que tenía vocación de farmacéutica. Bueno, aún lo pienso, pero me da cierto repelús cada vez que veo como funciona en realidad todo el tinglado, desde las farmacias, hasta los hospitales, pasando por las indústrias, los ambulatorios o los propios jubiletas.

No me estoy refiriendo al problema de la financiación de los medicamentos, ni a las colas de las listas de espera, ni a las mil cosas que todos sabemos como van de mal. Yo es que estoy descubriendo el tinglado que hay detrás de la inocente y bienintencionada venta de fármacos.

No cambies de canal, que hoy en dia hacen unos anuncios muy gonitos.
Lo facilón es atacar la publicidad. Estos señores de la tele que se mojan un poquito y ya se resfrían, y que luego a la primera toma de.. uf, iba a inventarme un nombre absurdo de antigripal, pero ya existen todos: cortafriol, desenfriol, gripal... Bueno. Que tras un vasito curativo efervescente ya se pueden ir de marcha otra vez, e incluso hacer cosas que nunca hacen, como ir en barco o tirarse a su propia señora. Yo aquí veo un empujón enorme e irresponsable al masilla medio a hincharse de aintiinflamatorios, que lo son la aspirina, el gelocatil o el neo-brufén (acido acetil salicilico, paracetamol o ibuprofeno, si ustedes van a lo barato y pillan el genérico). Los antiinflamatorios, entre otras cosas, pueden llevar a serios problemas gástricos si se toman mucho o muy prolongadamente. Vale, ya tenemos al público preparado, a los españoles les encanta drogarse legalmente y la tele les vende que encima, se encontrarán de puta madre, que es lo que se lleva y que molarán más. Pero hay problemas mas serios. Como nosotros mismos.

Hola, ha llamado a la farmacia amable, en qué puedo ayudarle?
La oficina de farmacia, es un jodido putiferio. Dejando de lado todas las cosas bonitas, como el conocer a DaviT con Té o las jubiladas que te dicen que eres muy maja y cariñosa, diremos que pocas ideas hay peores que juntar la pela con la salud. Para ser concretos, hablamos de la pela de los otros que va para nosotros, y de la salud de los otros. Jijiji. Qué somos, tenderos o profesionales sanitarios? La idea sería ser lo segundo, y de paso, ganarte la vida como lo primero, pero luego es al revés. Una farmacia medianamente grande tiene el sistema de compra de productos como el de cualquier tienda: pedidos enormes, con descuentos cuánto mas enormes sean, regalitos de los representantes, sobornillos, peloteo y ataques ileales a la competencia. También hay la reposición de género diaria mas al detalle, pero es otro rollo. Pongamos un ejemplo parafarmaceutico para hacerlo menos alarmante. Hay, pongamos, tres anticelulíticos de moda esta primavera. Fueragrasin, Antimelocotín y HyperReduction (los nombres en inglé siempre molan). No hemos probado ninguno de momento. Cómo aconsejar a la compradora? El Antimelocotín tiene la caja molona y si mandas un cupón de la caja participas en un sorteo de una noche en un balneario, el Fueragrasin te regala unos alicates para pedicura y el HyperReduction viene en un 2X1, pero que como el pote es mas pequeño y además era el más caro, se queda por ahí los otros en cuánto a precio. Ah, la acción anticelulítica, pues, todos son el mejor segun la tipa que te ha venido a presentarlos. Pero el HyperReduction, por ser mas caro, nos da un margen mas alto, y ademas el 2X1 no lo hacemos nosotros, si no el mismo laboratorio, que vio que el año pasado no se comió un rosco por haberse pasado de careros. También nos han dado de gratis uno para cada currante de la farmacia, para que lo probemos, y si vendemos muchos muchos, nos regalan un finde en Baqueira. De manera que apostaremos por él, compraremos muchos, y con dos cojones nosotras diremos, ah, todos van guai, si están en la farmacia han pasado unos controles de calidad, pero el HyperReduction se lo ha llevado mas gente y nadie se ha quejado! Además, si lo complementas con una dieta equilibrada, ejercicio como bicicleta, y te lo aplicas con un guante de masaje unos 10 minutos al día, fijo que va bien. Claro! Porque si haces todo eso, cambiando el HyperReduction por aceite de almendras, se te irá igual la celulitis. Pero eso último no lo decimos, que mi jefa con algo tiene que pagar sus viajecitos a las Canarias o a la China, y sobretodo, mi aumento salarial.

Los señores de la bata blanca.
Un cliente me contó hace poco un chiste. Bueno, ese cliente siempre me cuenta chistes, es un cachondo. Decia que estaba la Pepi con el marido enfermo, y en estas que le da como un ataque, y ñaca, la palma. La Pepi llama al médico, ése va a su casa, lo examina y dice, si señora, su marido ha fallecido. De repente, cuando ya se lo iban a llevar, el marido se levanta y dice, Pepiiiii que no estoy muertoooo. Y la Pepi va y le suelta una colleja y le responde, Tu cállate y túmbate, a ver si te crees que vas a saber más que el médico!! Es viejo eeehh. Y ahi voy yo, ese poder popular que se les concede a los médicos, un médico nunca se equivoca, un médico siempre lo sabe todo mucho mejor... No es que me caigan mal, solo les odio cuando hacen recetas mal o no se entiende la letra. Pero, je, los señores medicos, como todos, son personitas altamente sobornables. Porque si a nosotros, fenicios del medicamento, se nos compra con algún regalito, porque en el fondo, lo que buscamos es obtener un margen alto en la venta, a los medicos no, a ellos hay que darles más cosas, porque realmente les da completamente igual escribir una cosa u otra en la receta. No se si me explico. Hay un montón de fármacos en el mercado. Sabían ustedes que un montón de ellos son prescindibles, porque tienen efectos prácticamente idénticos a otros que ya existían, pero que, para no pagar derechos a los laboratorios que los crearon, se patentan por otros? Otro ejemplo aclarativo. El laboratorio Medicamentis tiene una molécula, el Parafluorotiofeno, un antiinflamatorio no esteoideo (AINE), de efecto analgésico y antipirético que va la mar de guai. Lo comercializa a tantos pavos, la gente lo compra y tan contentos. El mercado, está servidisimo de antinflamatorio. Ahora bien, el laboratorio Galenomundi ve que sus ganancias, basadas en un antidepresivo que patentaron hace ya años, van bajando, porque la gente crea tolerancia y ya no les hace nada. Estudiar un fármaco antidepresivo nuevo es chungo, porque tienen que buscar un mecanismo de acción nuevo, porque se ha visto que variar su molecula milagrosa no sirve de nada, y están algo estancados en cuanto a creatividad. Qué hacer para no perder pasta en la investigación? Pues idean la sintesis de otro antiinflamatorio parecido al Parafluorotiofeno de Medicamentis, lo suficientemente distinto para que no les armen un pollo, y lo patentan ellos, así lo pueden vender sin pagar derechos a Medicamentis. Hacen una campaña de publicidad enorme y se vende como churros, a la gente que cree que por ser nuevo irá mejor, y como está eso del placebo, realmente les va mejor.
Y aaaaah, aquí entran los médicos también. Los repres de Galenomundi se van de paseo a los ambulatorios. Y le dicen a los doctores: Verdad que el Parafluorotiofeno va guai a los pacientes que se lo recetas? Pues mira, tenemos el Ortofluorotiofenol, que mola igual, hace lo mismo, y si lo vas recetando, a ti te regalamos un telefono inalambrico, una ortodoncia para tu hijo adolescente, y un finde en un balneario situado en unas pistas de esquí, para que aprendas a esquiar mientras a tu señora le cubren de barro las tetas. Y entonces a la farmacia, misteriosamente, empiezan a venirte los jubiletas, dicendo que su gran doctor, eminencia en muchas cosas, ha creído conveniente cambiarle las habichuelas pa'l doló por otras, que tienen una caja mas fea, cuestan mas de tragar porque no vienen recubiertas, pero que les tienen que ir mejor, porque salen en la tele. Y les van igual, pero dependiendo de la fe en su doctor, te dirán que mejor o peor. Nunca igual, porque se niegan a creer que es lo mismo.

Así hay mas lios, como lo de los genéricos, que se inventó para que los médicos recetaran el principio activo y no hubiera esas competencias desleales, pero que resulta que luego, los médicos te recetan el genérico de un laboratorio en concreto.

2 comentarios:

arimp121 dijo...

hi ha escrits bons perquè els supera a tots. Realment es la veritat, no hi ha dret: ens considerem botiguers, ens deixem vendre, els metges ens porten per on volen, els laboratoris ens prenen el pèl, una futura farmacèutica ens fa veure la realitat de manera humoristica. arimp121@hotmail.com
ari

konsumprodukt dijo...

Da gusto ver que los miembros de la lista de mondo brutto tienen sus propios blogs, y cuentan cosas interesantes...Bonito el suyo, bonito pajero y bueno de leer.
Siga así, si eso.
Siempre Suyo
K. (in illo tempore T.Mandanga)