jueves, abril 13, 2006

Un buen día

Hoy podría perfectamente pegar la letra de esta canción de los Planetas, porque el día de ayer en parte fue como el dia que canta J, un día de no hacer nada productivo, de tocarme las pelotas y estar con gente maja. En concreto La Maja del Lunar, que no les diré dónde tiene el lunar, pero si soltaré como quien no quiere la cosa que está ubicado en un sitio sonrojante. Aish. Y qué maja es X)

Pero no pegaré esa letra porque tiene un transfondo bastante angustioso que no cuadra con el estado de paz en el que me veo sumida. Será la astenia primaveral, o será que me hago mayor, pero ultimamente mis emociones parecen sacadas de un tarrito de ketamina.

No voy a relatar el día entero, quédense con que visitamos el Cosmocaixa, o el antiguo Museu de la Ciència. Un sitio guai.

Es un museo interactivo, de tocar, ver, y descubrir cosas. De muchos temas: hay física pura, biología, geología, un poco de antropología y pajereces varias para vacilar al personal. Falta química para mi gusto. Bonita bonita la exposición sobre Einstein. Te enseñan un monton y todo explicado de una manera completamente bàsica, sin que tengas la sensación de estar en una clase. Yo he aprendido, por ejemplo:

- El porqué del 3er principio de la Termodinámica, ese que dice que el desorden del universo va aumentando. Por qué el desorden es mas estable? Siempre me habian ejemplificado que una pila bien hecha de libros es mucho mas facil de tirar al suelo que un montón de libros apelotonados. Si, pero no. Aquí nos muestran un cubo repleto de bolitas flotantes (por una corriente de aire, pero equivalen a moleculas de gas), y nos dicen que hay muchas mas maneras (combinaciones) de que estén estas en equilibrio por ahí desparramadas, que no que estén todas ordenaditas en un rincón alineadas. A mi me ha quedado mas claro.

- El movimiento Browniano, que siguen las particulas en una suspensión. Por qué se mueven aleatoriamente? Por qué las vemos desplazarse erráticamente sin rumbo? Pues porque las moleculas del dissolvente, como seria el caso del agua, que no observamos si no que parecen el medio donde se mueven las particulas "visibles", también se mueven! De hecho muchisimo más, y van empujando a las particulas mayores que están por ahí, hasta moverlas.

- Que hay una constelación zodiacal que no tiene signo. Es decir. Las constelaciones zodiacales son aquellas que se encuentran en la franja del cielo por donde pasa el sol. Y hay trece, solo que quién le dio por hacer los signos no quiso incluir la de un tio que tiene una serpiente. Es por lo visto un tipo, un tal Asclepio, que curaba con el veneno, y de ahí que la serpiente sea el simbolo de los médicos. Má o meno. (si, sé que Asclepio es del Dios de la Medicina)

- Que una rana y una serpiente pueden convivir en la misma jaula, si la primera es venenosa y la segunda lo sabe. Eso ya lo sabía, pero mas que nada lo constaté. La rana era azul y amarilla y muy bonita.

- Cómo se forma un tornado. Y hay una vitrina dónde se crea uno delante de tus narices y puedes meter la mano.

Y más cositas que ahora ya no caigo y me empieza a dar pereza contar. Insisto en recomendar la visita. Tómenselo con calma si quieren ver y tocar todo: la distribución es completamente absurda. Antes había salas, y podías seguir un recorrido que te ayudaba a ver aproximadamente todo, con un orden. Ahora, en pro de la modernidad y el diseño, el grueso del tinglado es una sala enorme, con paredes, vitrinas y biombos asimétricos para perderse. Eso está bien si vas ahí a dejar sueltos a los críos para que vayan corriendo y empujando a los vistantes, pero no si quieres estar al caso de todo. La reproducción del bosque tropical muy chula también, y el Planetario, que es como un Imax pequeñín muy divertido.

Por la noche se arremató la jugada con una visita al Falso Pub Irlandés que hay cerca de mi casa, que ponen música de Jarabe de Palo y Duncan Dhu. Pero qué les voy a reclamar: yo tampoco soy irlandesa y ni siquiera me pedí una birra...

1 comentario:

Tones dijo...

Lo de la rana y la serpiente es casi poesía futurista. Me encanta.