sábado, enero 22, 2005

Ayer hice un examen.

No, no voy a hablar mucho del examen de Quimica Farmaceutica, porque ya sólo con lo que me dijo la profe cuando se lo entregué, El examen es Esto?!? (que cachonda ella), se me pasaron las ganas de comentar nada.

El caso es que cuando se sale de un examen se suele estar bastante mal, tanto anímica como psicológicamente, y se suelen hacer estupideces. En este caso lo que hicimos, no solo yo, si no los cuatro garrulos que estábamos en la sala polivalente de la facultad intentando olvidar nuestras penas a base de tragos de agua mineral y patatas matutano, fue una batalla de móviles, que ahora es lo más entre las diversas formas de perder el tiempo que se pueden inventar.

Pero... Como se hace una batalla de móviles?!!!?

Para una batalla de móviles se necesitan, al menos, cuatro aparatos. Dos, forzosamente, se tienen que aguantar de pie, como en la foto, que fueron el de mi amiga Chin (penca de bello pelo y gran sentido del humor) a la izquierda y el mio a la derecha:


Se colocan cara a cara (de hecho, al principio la intención de Chin era que los móviles se pegasen un morreo simbólico, ya que nosotras dos nunca nos acabamos de decidir en dar rienda suelta a nuestro potencial lesbiano), y los propietarios de los otros dos teléfonos empiezan a hacer llamadas perdidas (perdis, llam-pers, o pings, como quiera llamarselo, todo suena igual de cursi y estúpido), hasta que uno de los dos cacharros hace caer al otro, o simplemente, uno se cae solo.

En este caso ganaron el móvil de Chin e Isa (aka Filiberta menor), que era quien le hacía las llamadas perdidas, y perdieron el mio y Él, que hacía las otras perdidas. A Él, mejor llamarle Reineta, que es como le llama Isa (si, si, reineta es el diminutivo catalán de reina, ella insiste en que tenemos que transformar al chaval en una Mujer como Dios manda), da mas risa y es menos comprometido (teniendo en cuenta que su novia petarda sigue en activo). No hay foto de la derrota porque me afligí bastante por mi telefonito (culpa de los siemens, que tienen menos estabilidad que los nokia, aunque eso es porque son mas redondeados y bonitos).

La otra imagen del día es gentileza de Craby, de quién hace bastante que no contaba nada. Craby ha crecido, por si alguien no contaba con ello, y ahora esta en la edad del pavo (incluso mas que yo!!). Es una maravillosa adolescente, y es divertido porque puedo meterme de lleno en mi papel de hermana mayor y hacerle mofa con sus cosas de la edad hasta lograr que me pegue y tal. El otro día me pasé un pelo (total, le puse corazones fucsias en una foto de un charnego del cole que le gusta), llegando al extremo de encontrarme esto en el escritorio.


Qué mona es, jo. Pero ya está todo arreglado y actualmente estamos en paz. Claro que la paz es frágil, y más entre dos pavas...

1 comentario:

La-Ruina-de-la-Familia dijo...

Es usted un crack,llena de mundo interior.