martes, enero 18, 2005

Yupi (o uno más de los falsos regresos de Japi)

Me hubiera gustado hacer algún post estas navidades diciendo lo típico que puede decir una pajera asocial como yo, es decir, cagarme en estas jodidas e hipócritas fiestas, contar las aberraciones culinarias a las que nos sometemos en familia, postear fotos de regalitos de gente que me quiere o se siente obligada regalarme algo, o, por lo menos contar la estúpida cena de empresa a la que asistí (mi primera cena de trabajo), con motivo de las propias navidades (com amigo invisible incluído). Pero no pudo ser porque, aunque si que tuve algo mas de tiempo de lo que había tenido en los últimos meses, hubo unos problemillas con la adsl. Bueno, que digo, hubo EL PROBLEMA: que no tenía adsl. Esto me cabreó bastante, y caló hondo la cosa porque sigo de bastante mal humor. Pero como ya tengo adsl supongo que se me acabará pasando.

Ahora que un inconveniente es que estoy de exámenes y mi decencia me obliga a fingir que estudio. Se me da mal esto de fingir, pero tampoco es plan de tirarme ahora a hacer un post excesivamente largo contando mil peripecias, habría que resumir. Y me sucede lo mismo que cuando encuentro a alguien que no veo de hace meses y tratamos de ponernos al día: han pasado mogollón de cosas pero no sabes cuál merece la pena ser contada antes que las otras, ni cuál merece la pena ser simplemente contada. Como el último post era como muy agobiante y estressante, supongo que lo mejor es indicar que esa situación está ya controlada. Ya soy socorrista oficialmente:



No he ejercido, porque no ha aparecido nadie en apuros, pero al menos no hay más cursillo. Ademas el semestre se ha terminado casi, quedan los examenes, pero eso no supone el lío de horario que tenía cuando las clases.

Al final pude ir a ver El señor Ibrahim y las flores del corán que me gustó mucho, me hizo llorar cual estúpida hormonada, y también he visto algunas peliculas más, así nombrando alguna que me venga a la cabeza, Requiem for a dream, Los increíbles, El tercer hombre, La ventana secreta, Hellraiser o Il deserto rosso. Esta última me pareció un truño. Podría ser que fuera una obra maestra y tal, de hecho la ponían en el cineclub un día que fui a parar allí por error. Como me encontré a un repelente que está bueno que te cagas, decidí no irme y quedarme a ver eso a ver si molaba, pero NO. Yel tío ni me metió mano ni se dejó, a pesar de que él acabase reconociendo que la peli era un tostón. Las demás todas me han gustado, o bien porque son estupendas en si, porque dan risa o porque al menos tienen un protagonista terriblemente apetecible. O todas las cosas juntas. (adivinen que motivo va con cada una, si lo digo puede ser que en lugar de parecer una popiculti deje claro que soy una popigilipolli).

Como Evento otoñal, menciono el triple conciertazo de trashpop al que tuve ocasión de acudir acompañada de mi adorable amiga y compañera de uni Isabel (aka Filiberta Menor, pero lo del nombre ese esa es una historia que no se si he contado nunca y que no viene a cuento). Es posible que los lectores ya sepan de que va, espero que si porque no contaré demasiado, solo que tanto PAJERO & Co y Ultraplayback estuvieron gloriosos, inspiradisimos y muy muy pero que muy plakaplakistas del amor. El otro grupo, cuyo nombre no escribo porque no lo recuerdo mucho mucho mismamente, también moló, pero como no los conocía y no se entendían mucho las letras, me perdí un poco. Un saludo muy afectuoso, por cierto, a todos los seres de las tinieblas y del amor que allí encontré, unos monstruos todos, en especial a Todos los Vicos que hubo, que no eran pocos.

Las navidades fueron, bueno, navidades. Los dias mas festivos (aka el 25, 26 y el 1) me los pasé despachando en la farmacia por la mañana, atiborrandome con la familia por la tarde, y paseando para digerir mas tarde. Los demás dias, bueno, a parte de pelearme con los de timofónica por lo de la adsl, poca cosa hice. Bueno, la típica escursión familiar en busca de los nabos de Cerdanya (para preparar el tipico Pato con Nabos), una cena de reencuentro con viejas amistades, un dia de estudio conjunto y diversión con gente de la uni y alguna cosa mas que ahora no recuerdo.

Aquí termina esto por hoy, que al final no ha sido tan breve como pensaba, dejo una bonita imagen navideña a modo de despedida.


1 comentario:

Satanasito dijo...

Al final no la vimos cuando se fue (corrección: al final yo, al menos, no la vi cuando se fue), pero fue un placer, puede usted jurar que sí.