jueves, octubre 12, 2006

Popeye

Popeye tiene una fuerza inconmensurable gracias al poder de las espinacas, that’s a fact, y al que se le ocurra negarlo es que no ha tenido infancia (ni juventud ni madurez), dónde vamos a parar.

La discusión, pero, la podríamos tener sobre el modo en que ese vegetal de Dios le brinda la fuerza a Popeye, y en las grandes mentiras que circulan alrededor de ello. En las mentiras del marketing y en cómo nos creemos todo lo que dice la tele. En como la cultura popular se basa en unas fuentes aberrantemente débiles y poco fiables. Ay joder, ya vuelvo a dar las conclusiones antes de contar nada.

Resulta que en los X0ies, siendo X0 una decada que no conozco con exactitud, pero que viene siendo la misma en que se inventaron a Popeye, imaginense los señores que salen en el retrospecter chanante, en los X0ies decía, un periódico sensacionalista publicó unas tablas de alimentos, con sus contenidos en nutrientes y demás. En la columna del hierro, aparecía un alimento estrella, las espinacas, que contenían alrededor de diez veces el valor medio de los demás alimentos.

¡Cielos! –pensó el padre de Popye. Seguro que más de uno se sabe el nombre, pero no voy a buscarlo. Siempre quiero hacer los posts muy documentados y luego no los termino, porque habría que buscar tantas cosas.... No es imprescindible saber quién es, dejémoslo ahí.

¡Cielos! Decía que pensó el padre de Popeye. Las espinacas llevan una cantidad exagerada de hierro. El hierro es lo que le falta a la gente anémica. Luego, mucho hierro es lo contrario a la anemia, luego, el hierro da fuerza, luego, las espinacas dan mucha fuerza, luego, un superhéroe podría sacar su poder de ellas!!

El problema, el verdadero problema, es que la personita que había tipeado la tabla de marras con los índices de hierro, puso un zero de más. No. Las espinacas no tienen mucho más hierro que la mayoria de verduras. Pero ahí no termina la cosa, nooo!! Es peor, mucho peor. El hierro de los vegetales, el de las espinacas también, claro, se absorbe en una proporción ridícula, porque aparte de quedarse preso en la fibra, es Hierro III, oxidado, que no entra muy bien. Un 2% o así nos quedamos del total. Podemos aumentarlo un poco en caso de tomar mucha vitamina C después de comer espinacas, que lo reducirà a Hierro II, pero de todas maneras, no es ningún tipo de solución a la anemia. Mucho menos un factor vitalizante, porque una vez tienes el hierro que necesitas, el resto no sirve para nada. Mas hierro dudablemente equivaldrá a más Hemoglobina (la protenína que transporta el Oxígeno, que incluye el hierro, y la falta de la cual nos produce un aporte bajo de oxígeno y el cansancio propio de la anemia).

Dicho ya sea, que si nos hace falta hierro, lo mejor es la carne roja. Un buen bistele.

Otra cosa, realmente, es que Popeye tuviera un tránsito intestinal maravilloso con tanta fribra insoluble como contienen las espinacas, y bien sabido es que quién caga feliz, vive feliz, y de ahí que estuviera siempre dispuesto a salvar a la pesada de Olivia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

quiero leerte y mi cerebro no da para más
besitos

Un precioso ternerito temblequeante dijo...

No, no me comas, por favor! Toma suplementos polivitamínicos!!