domingo, octubre 29, 2006

Muse

Hay días que nunca querrías que terminasen. Hoy casi lo lograremos: conseguiremos que dure una hora más, dentro de un rato saltaremos hacia atrás, y será de repente un poco antes, y podremos rehacer la hora.

Siempre que cambian la hora me acuerdo de bonito espisodio de Las aventuras de Pete&Pete, que decían que el cambio horario era un viaje temporal. Tengo la ligera sensación de haber mencionado esto alguna otra vez.

Ahora tengo pitidos en los oídos, poco sueño, y peso algunos litros menos (que recuperaré a trago de agua claro está). Hace nada, estaba en el Pavelló Olímpic de Badalona, saltando, gritando, empujando, sonríendo, saltando más, temblando, recibiendo más empujones, abrazándome al Chico de los Rizos, sonriendo todavía mas, cantando, empujando a un mod que se parecía a Chase de House, cantando a gritos, flipando con el repertorio... vamos, pasándomelo pipa. En el concierto de Muse.

Ha sido brutal, la verdad es que no tengo demasiadas palabras. Suenan en directo de maravilla, han escojido lo bueno y mejorcito que tenian de temas viejunos (he echado de menos Showbiz, pero en los bises han colado Muscle Museum!) junto lo mas resultón del disco nuevo, y han dejado a todos pasmados con el escenario, que por momentos parecía un cielo estrellado, y a otros era la pantalla para proyectar imagenes del mismo concierto o paranoias varias (como un video de unos robots).

Quizás un poco de divos lo de estar bastante lejos del público (el escenario era larguito, y no se acercaban tanto como eso), pero ya se sabe, desde el chupachups que atacó a Bowie, que no hay sitios seguros en estos mundos.

Y no se que más decir. Hemos empezado en cuarta-quinta fila, a un centro-lado y hemos terminado en el centro pero de octava fila o así. La gente estaba desmadrada, unos encima de los otros. Media docena de bajas que haya contado yo (bajas de las que se tenían que llevar en volandas hasta la valla y ser rescatadas por los seguratas, mas de una inconsciente). Piques medianamente serios entre gente que se colaba, y más gente tirándose unos encima de otros Mi camiseta al salir, se podía escurrir. Se me empañaban las gafas de la humanidad que había ahí.

Pero me lo he pasado tan bien. Tanto...

Me voy a la cama, con los auriculares puestos, porque los pitidos no me van a dejar dormir, y además voy bastante animada y no tengo sueño, pero de he currar mañana y probablemente no me aguantaré.

Pero estoy tan feliz esta noche...

3 comentarios:

txolo dijo...

Parece que el concierto de Muse ha hecho felices a muchas descastadas, me han llegado comentarios muy positivos de distintas personalidades

Roi, aka estigma dijo...

Pues pasaba por aquí para recomendarte: Sally Oldfield - Water Bearer. Un besico! Y no hagas publicidad antivegetariana, leñe!

Happy Outcast dijo...

Gracias por la recomendación, tengo bastante abandonada la família Campoviejo, y aunque ya conocía el tema nunca está de más recordarlo.

Y no hago publicidad antivegetariana, solo intento quitar mitos :P Aunque con lo del hierro metí la pata a base de bien, confundí el +2 con el +3, qué vergüenza, a ver si hago una fe de erratas decente.

De todos modos viene dando igual. El hierro vegetal es anecdótico, pero en caso de anemia, te enchufan pastillas de hierro y todo arreglado.